Nosotros

En esta crisis civilizatoria, donde las calorías son suplantadas por el combustible, donde la cantidad suplanta la calidad, lo individual es más importante a lo grupal, la competencia a la comunidad. Es indispensable echar a andar en búsqueda de ese otro mundo posible, donde dejemos de empeñar el futuro de nuestros hijos por el placer que produce el derroche energético y material actual.

Convencidos que nuestro estilo de vida actual es insustentable, incluida su arquitectura. Se realizó un proyecto integral, en congruencia al nuevo camino que hemos de recorrer si queremos evitar el precipicio que hemos construido con nuestra forma de vivir:

Un café dónde se vende productos orgánicos, de comercio justo y locales. Arropado por una arquitectura natural y ecológica.

Solidario. En la cafetería se venden productos de comercio justo y preferentemente locales. En la construcción se utilizaron materiales locales (adobe, talavera, arcillas, paja, cuña de barro, bambú, madera). Los sistemas constructivos y acabados son de mano de obra artesanal, lo que permite una mejor distribución del presupuesto de construcción entre los trabajadores y a nivel local.

Ecológico. Los alimentos son 100% naturales, y agroecológicos. Los materiales utilizados son biodegradables, no sintéticos, de bajo consumo energético, por lo tanto de baja contaminación. Se utilizaron varias ecotecnologías y energía limpia.

Saludable. Los alimentos que se ofrecen son en su mayoría orgánicos. Los materiales y acabados no contienen elementos tóxicos, las pinturas y barnices son naturales. Se usan materiales biodegradables, incluso composteables.


 

Nosotros

En esta crisis civilizatoria, donde las calorías son suplantadas por el combustible, donde la cantidad suplanta la calidad, lo individual es más importante a lo grupal, la competencia a la comunidad. Es indispensable echar a andar en búsqueda de ese otro mundo posible, donde dejemos de empeñar el futuro de nuestros hijos por el placer que produce el derroche energético y material actual.

Convencidos que nuestro estilo de vida actual es insustentable, incluida su arquitectura. Se realizó un proyecto integral, en congruencia al nuevo camino que hemos de recorrer si queremos evitar el precipicio que hemos construido con nuestra forma de vivir:

Un café dónde se vende productos orgánicos, de comercio justo y locales. Arropado por una arquitectura natural y ecológica.

Solidario. En la cafetería se venden productos de comercio justo y preferentemente locales. En la construcción se utilizaron materiales locales (adobe, talavera, arcillas, paja, cuña de barro, bambú, madera). Los sistemas constructivos y acabados son de mano de obra artesanal, lo que permite una mejor distribución del presupuesto de construcción entre los trabajadores y a nivel local.

Ecológico. Los alimentos son 100% naturales, y agroecológicos. Los materiales utilizados son biodegradables, no sintéticos, de bajo consumo energético, por lo tanto de baja contaminación. Se utilizaron varias ecotecnologías y energía limpia.

Saludable. Los alimentos que se ofrecen son en su mayoría orgánicos. Los materiales y acabados no contienen elementos tóxicos, las pinturas y barnices son naturales. Se usan materiales biodegradables, incluso composteables.